"La perfección no es cosa pequeña, pero está hecha de pequeñas cosas." Miguel Ángel

domingo, 26 de septiembre de 2010

Futurismo como tendencia pictórica I: Umberto Boccioni.

UmbertoBoccioni El futurismo nació oficialmente el 20 de febrero de 1909, cuando Filippo Tommaso Marinetti publicó en las páginas de Le Figaro el primer manifiesto. Como indica el nombre elegido, el futurismo, exaltó todo cuanto representaba el futuro para su tiempo y a la vez arremete en contra el culto a lo tradicional. Un segundo tema fundamental es la voluntad de celebrar el movimiento, la velocidad y todo lo que representa el dinamismo. Estos planteamientos serán retomados en el “Manifiesto de los pintores futuristas”, del 11 de febrero de 1910, firmado por Giacomo Balla, Umberto Boccioni, Carlo Carrá , Luigi Russolo y Gino Severini, y leído públicamente por Boccioni el 8 de marzo de 1910, en el Teatro Chiarella de Turín.

Palabras en libertad“Palabras en libertad (Irredentismo)” 1914. Filippo Tomaso Marinetti. Tinta y collage sobre papel.

Estilísticamente los pintores futuristas comienzan su carrera mediante la aproximación al divisionismo, aprenden a descomponer las superficies coloreadas en pequeñas pinceladas de colores puros. En adición se interesan igualmente en la producción simbolista europea, mientras que no reparan en aspectos realistas o naturalistas, su búsqueda se orienta a los significados alegóricos. Como corolario es preciso mencionar las influencias indirectas de la filosofía de Bergson y la geometría no euclidiana , que les abrieron nuevas perspectivas a la concepción espacio temporal.

El bebedor 1914 “El bebedor” 1914 Umberto Boccioni. Óleo sobre lienzo.

Umberto Boccioni: (Regio de Calabria, 19 de octubre de 1882 - Sorte, Veronaa, 17 de agosto de 1916). Pintor y escultor italiano, principal exponente del movimiento futurista. En sus obras, Boccioni expresó de manera extraordinaria el movimiento de las formas y la concreción de la materia. Tuvo influencia del cubismo, aunque evitó siempre en sus cuadros la línea recta y utilizó los colores complementarios para crear un efecto de vibración.

Visiones simultáneas “Visiones simultáneas” 1911. Umberto Boccioni. Óleo sobre lienzo.

Las visiones simultáneas aludidas en el título de esta obra poseen muchos puntos en común con el cubismo, consistentes en la presencia contemporánea de puntos de vista diversos. Los colores son particularmente fuertes y vivos, muy alejados de la realidad, para incrementar la fuerza expresiva de toda la composición. Los objetos representados son simples y están deformados, al límite de la abstracción; el dibujo ágil y suelto, que sigue un trazo ondulante similar a un vórtice, para trasladar mejor la idea de movimiento, las dos grandes curvas del primer plano se superponen y se mezclan con la visión urbana. En sus obras los futuristas exaltan las grandes ciudades, dinámicas, activas, símbolo de progreso; sus predilectas son las calles llenas, con muchas tiendas y locales nocturnos, donde el trabajo y el ocio se suceden sin interrupción.

Elasticidad“Elasticidad” 1912. Umberto Boccioni. Óleo sobre lienzo.

Esta pintura sintetiza la búsqueda iniciada por el artista en 1910 con su trabajo “La ciudad de sube” y que sucesivamente profundizó y desarrolló con el tríptico de los “Estados de ánimo”, de 1911. Como Degas, Boccioni amaba los caballos y ve en ellos la expresión perfecta de la fuerza y la agilidad. En este caso, el pintor descompone y multiplica los detalles anatómicos del animal y el jinete, al igual que ocurre con el paisaje urbano del fondo para sugerir el efecto visual de la velocidad y el movimiento. La ausencia de perspectiva es completa, y los límites entre las diferentes secciones son intencionadamente indefinidos, con la finalidad de unir las diferentes partes de la pintura, que asume un aspecto bidimensional, carente de profundidad. También se aprecia un cuidado equilibrio entre las líneas rectas y las curvas, lo cual destaca el ritmo de esta obra.

materia “Materia” 1912-1913. Umberto Boccioni. Óleo sobre lienzo.

“Materia”, representa a la madre de Boccioni, Cecilia Forlani, quien desempeñó un papel crucial tanto en la vida como en el arte del pintor, quien transfigura esta obra en el símbolo universal de la maternidad y de la energía creadora de la materia. Boccioni no es tan riguroso en la descomposición de las formas, pero otorga un mayor espacio al movimiento y a los colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario